Translate

Páginas vistas en total

lunes, 24 de julio de 2017

LA CALDERA BLANCA (LZ)

                              A continuación de la Hilera de Tao hay uno de los volcanes más emblemáticos de la isla de Lanzarote; la Caldera Blanca. Se trata de un centro eruptivo de enormes dimensiones, cuyo edificio tiene un formato hidromagmático y que está compuesto en realidad por 3 calderas anexas; la Caldereta, el Risco Quebrado y la propia Caldera Blanca, que también parecen guardar relación con otro alineamiento volcánico (algo más difuso), con dirección a la costa y a los que la presencia de caliche alrededor de la corona, coloca en un tiempo similar al de las Hileras del Este, Tinajo y otros.
                       
Vista aérea del Risco Quebrado, Caldera Blanca y la Caldereta.
También se ven "islotes" menores y sectores no tapados del todo
por las lavas máficas de Timanfaya, al estar algo más protegidos
por éstas calderas. Se puede ver la magnitud del relleno con nitidez.
Imagen que muestra el nivel
de relleno de lavas malpais
Risco Quebrado y Caldera
Blanca desde el Este
     Éste volcán puede, por tanto, servir como ejemplo didáctico de muchos otros volcanes similares que se encuentran desperdigados por toda la isla. Visualizando y analizando su gigantesca mole por todas sus secciones, se pueden extraer conclusiones válidas para otros volcanes cercanos de las series prehistóricas que abundan por el centro de Lanzarote, lo que es suficiente para comprender algo mejor a todos ellos sin necesidad de tener que visitarlos uno a uno.
Primer plano de la Caldereta, con la Hilera de la Costa
                         visible al fondo (Tinajo). Destacan Tinache y Teneza.                        

Iglesia de Mancha Blanca,
pueblo nuevo sito encima de
las lavas que sepultaron el
anterior. Es el eje de las rutas.
Frente de la Caldereta
 Para acceder hasta él se ha de ir a la población de Mancha Blanca, punto neurálgico desde donde parten las principales rutas volcánicas de Lanzarote (espacio central), debiendo tomar la carretera que conduce al Parque Natural de Timanfaya, pero nada más salir del pueblo hay que desviarse por una pista que lleva hasta sus faldas. La ruta comienza mostrando un relleno importante de lavas malpais que proceden del Pico Partido (último volcán que emitió hacia éste lugar), que acabaron por sepultar varios pueblos poco habitados que había por el entorno afectado, algunos de los cuales han vuelto a erigirse (o han sido restaurados y agrandados de nuevo), en los aledaños de las anteriores ubicaciones (ejemplos; Mancha Blanca, Mozaga, Masdache, Tinguatón, La Vegueta o Tiagua).
Cráter de la Caldereta, un volcán de alta energía que llegó
a ser muy utilizado por los antiguos habitantes de la zona,
quienes abrieron una entrada amplia y sembraban en el
interior. Contiene un aljibe para recoger agua a la entrada.
Vista de las laderas del oeste
de la gran Caldera, con tobas
de caliche bioquímico.
El sector oeste está repleto
de lapillis que no deben estar
relacionados con la Caldera. 
      Ésta primera parte (hasta llegar a la Caldereta), muestra varios "islotes" blanquecinos que destacan del tono negruzco predominante y son las crestas de volcanes (o lomas deposicionales), no taponadas del todo por las lavas que invadieron el paraje, lo que nos puede dar una idea de la enorme cantidad de materia ígnea que se vertió por todo ése entorno, estimado en decenas de metros (hay que recordar que fue capaz de sepultar varias aldeas de agricultores). A 1 hora de camino se encuentra la 1ª boca (La Caldereta), que se puede ver en su totalidad por dentro y por fuera, pues tiene una apertura quizás llevada a cabo por los antiguos habitantes para utilizar el interior.
Conforme se avanza hacia el sur, el lapilli desaparece bajo
las capas de caliche y comienzan a verse la materia pulverizada
emitida desde el cráter ultra explosivo de Caldera Blanca.
Sector sur 
Risco Quebrado
       Justo a su lado se ubica la Caldera Blanca, a cuya cima se puede ascender por 2 rutas; una surge desde la Caldereta o desviándose del sendero principal que circunda la gran caldera, nada más llegar a sus faldas (por su margen izqdo., a través de una vereda estrecha) y es la más corta y popular, pero impide ver unos interesantes cúmulos de lapillis que hay más adelante por las laderas del oeste. La otra es la que lleva al Risco Quebrado, el 3er volcán del conjunto y permite ir analizando la estructura externa del volcán, así como algunos detalles de los materiales ígneos y el caliche sedimentario, que componen las últimas capas del enorme cráter de explosión.
Detalles de los diversos estratos que posee ésta vetusta caldera
Caldera Roja 
Mña. Teneza
       A mitad de camino hacia el Risco, se van descubriendo varios depósitos de lapillis que antes estaban bajo la toba de caliche, pero al irse desmoronando ésta se asoma el contenido primigenio que debió exhalar éste u otro volcán cercano, pues conforme se avanza hacia el sur la carga de lapillis desaparece por completo y no puede pertenecer a las erupciones de Timanfaya, dado que están tapizadas por caliche, el cual suele tardar más tiempo en cuajar. Todo el resto del contorno del volcán está repleto de diversas capas de materia pulverizada, que a veces muestra las entrañas de la isla en cuyos estratos se insinúa que pertenecen a las laderas continentales de África.
               
Panorámica desde la cúspide; Tingata (1824) en 1er plano,
 las bocas de Pico Partido a continuación, Rilla (centro) y un
islote tapizado con lapillis en la izqda. Al fondo Mña. Blanca
La caldera desde el punto
más alto y el mar al fondo
Imagen donde se muestran
diversos estratos y el desnivel
 El interior de la caldera posee un exagerado diámetro en torno al kmt lineal, que tiene un sendero fácil distribuido por toda la circunferencia de la cúspide, desde cuyas alturas se puede contemplar (si el día es claro), la mayor parte de la estructura central de la isla. Hay que señalar que éste volcán puede causar vértigo en algunas personas por sus pendientes, aunque al haber tobas de caliche aún en caso de caída no existe el peligro que pueden ocasionar las laderas que poseen lapillis. También es importante recordar que hace un viento muy fuerte que, a veces, te puede tumbar al suelo, por lo que no conviene subir cuando el día es ventoso (mismo caso para los demás edificios similares). Se recomienda llevar mucha agua y comida pues la ruta es larga y cansada y apetece quedarse un buen rato por las crestas.
                   
Caldera Blanca y detrás (de izqda a dcha), Teneza, Tinache (Tinajo
a su vera) y Tamia, con Famara insinuándose al fondo.
                  El sendero acaba al pie de la Caldereta y es bastante fácil y rápido, siendo posible hacerlo al revés (es mejor pero menos didáctico).