Translate

Páginas vistas en total

lunes, 18 de septiembre de 2017

HORNITOS DE TIMANFAYA (LZ)

                              La vorágine de lava que se produjo en Lanzarote durante las erupciones del siglo XVIII fue de tales dimensiones, que se crearon un montón de hornitos volcánicos en las áreas invadidas por éstas, los cuales suelen crecer en la trayectoria de los tubos volcánicos, que en éste espacio protegido la mayoría siguen ocultos bajo el malpais de los Parques de los Volcanes y el Timanfaya.
                           
Hornito sito en el Islote de Hilario, con aspecto de ser
una chimenea volcánica de bajo rango. 
                       
El mismo hornito posee un
tubo volcánico roto detrás
Hornito gigante junto al
volcán Corazoncillo, del
que surge un tubo roto
   Como ya hemos comentado en algún post, los hornitos son una especie de mini volcanes que se producen por donde fluye la lava a gran escala, cuando la capa más externa se va enfriando y origina una costra rocosa, todavía maleable por las fuerzas que contienen las coladas; una de ellas procede de la propia calor que hay en los vertidos y la otra del vapor de agua y otros gases (en menores proporciones), que se han acumulado encima de la efervescente lava y, en parte, aún transita en alguna dirección.
Detrás del anterior hay un socavón espectacular por
hundimiento de un tubo volcánico
Hornito explotado sito
junto a la entrada del
Parque Timanfaya
Otro similar situado junto
a la Caldera Blanca
Ambas fuerzas pueden provocar inflados durante su trayectoria, que son la expresión de un exceso energético en el lugar afectado (al igual que ocurre con un volcán de grandes dimensiones), dando lugar a un montículo cuya cresta acaba por reventar como resultado de la presión interna, por donde incluso se produce una leve erupción que libera el exceso, hasta que el sistema recobra un grado de estabilidad y prosigue su evolución, entonces el penacho ígneo que ocasiona se puede derrumbar sobre sí mismo y causar un sector rehundido o quizás quede como una chimenea de dimensiones variables, que a veces es tan grande que hasta puede confundir las interpretaciones sobre su clasificación.
Algunos, como éste, poseen nombre identitarios; es el
llamado Manto de la Virgen y está cerca del Islote de Hilario
Hornito pequeño sito al
borde del Islote, de diseño
perfecto tapizado por lapillis
Otro gigantesco situado
muy cerca del anterior
   No se trata de volcanes adventicios o secundarios, sino de orificios de desahogo energético y luego de su instauración sus edificios suelen crear un cúmulo de "hormigueros" por el entorno, cuyas lomas decaen de volumen pero, en algunos casos, conservan su aureola identitaria durante mucho tiempo. El contorno de Timanfaya, por donde está el Islote de Hilario está repleto de ellos y muestra un espacio muy inflamado.
                         
En algún sector hay tantos reunidos, que parecen murallas
de un antiguo castillo destruido 
                         Los sitios donde surgen suelen poseer una elevada incidencia acuática en las igniciones, cosa que es perceptible en Lanzarote (o en cualquier otro lugar similar), a poco que uno se fije en el tipo de lavas que contienen sus amplios espacios afectados (también son visibles algunos en los vertidos del volcán de la Corona, Famara). Son lavas toleíticas impregnadas de vesiculaciones y orificios minúsculos, que delatan el elevado componente de vapor que se hallaba en ellas en el momento de extruír.
En el Islote de Hilario está el centro neurálgico de una
anomalía térmica soterrada a poca profundidad. Su
superficie está saturada de hornitos, algunos de los
cuales pudieran proceder de las últimas series (1824)
Hornito incipiente sin
explotar (junto a Boca
del Infierno)
Hornito explosionado
     El Parque de Timanfaya es el lugar donde, no obstante, más abundan y es, bajo mi punto de vista, uno de sus ingredientes más relevantes, sino el que más. Todo el contorno de las Montañas del Fuego está repleto de hornitos de tamaño y apariencia diversa, destacando algunos de gran belleza por sus formas curiosas, bajo los cuales se observan, a veces, tubos volcánicos (el mismo bus turístico transita por el interior de uno de ellos un tramo), inmersos en un caótico espacio que todavía muestra la saturación de energía a la que se vio expuesto.
                     
Por el contorno del Pico Partido y el volcán Mazo, hay
también muchos hornitos. Éstos 2 montículos pueden ser,
no obstante, solo 2 crestas de volcanes muy anteriores, cuyas
pequeñas moles fueron ocultadas por las lavas de aquellos 
                           Algunos sitios contienen hoyas por hundimiento, otros están inflados con aspecto de haber estado a punto de reventar (pero sin llegar a consumar la explosión), en un ambiente atiborrado de olivino que se asoma por todo el Parque de una manera casi insultante. Y no solo hay éste tipo de curiosidades por éste Parque, sino que ocurre lo mismo por casi todo el área de influencia, donde se deslizaron los vertidos de lava toleítica.
Esta foto nos muestra un posible tubo volcánico oculto,
encima del cual se observan 2 roturas no completadas del
todo, mientras en la parte baja vemos otra rotura aún menos
efectiva, todo lo cual quedó petrificado y sirve como ejemplo
excepcional de los procesos que generan hornitos
                   La mayor parte de éstos hornitos solo se pueden ver desde la distancia pues es zona muy protegida y además da la sensación de ser terreno poco firme y peligroso, pues no hay que olvidar que se trata de un escenario malpais (aa) y que hay montones de tubos invisibles.