Translate

Páginas vistas en total

SERIE DE REACCIÓN DE BOWEN

                                            SERIE DE REACCIÓN DE BOWEN
                              Para poder entender algo mejor la variedad de rocas ígneas y los minerales que en éstas se producen por medio de la cristalización en las que están inmersos, el científico canadiense N. L. Bowen diseñó un esquema un tanto idealizado pero que se mostró, mediante ensayos prácticos realizados en el volcán Kilauea (Hawaii), capaz de explicar los procesos de diferenciación de los distintos componentes químicos que se hallan depositados en una cámara magmática al irse enfriando ésta poco a poco. No es una Tabla exacta válida para todos los casos, ya que las cámaras magmáticas no son todas de idéntica composición y en ello influyen tanto la  profundidad en la que se halle situada dicha cámara (aislamiento), como el origen de ella en lo que atañe a su lugar de procedencia, que puede ser alcalino, calcoalcalino o toleítico; palabras que expresan diferentes grados de profundidad donde la composición química suele variar. No obstante, la Tabla es aceptada como un eficaz vehículo para poder comprender mejor los procesos evolutivos en los que se ven inmersos los magmas una vez que comienzan a enfriarse en las cámaras, diques o sills. Éstos procesos se suelen dividir, a su vez, en dos ramajes; la Serie Discontinua y la Continua, tal como se puede comprobar en la Tabla. 
En la barra lateral izquierda se puede comprobar el grado de enfriamiento
 que se va produciendo en la cámara y su índice de cristalización
correspondiente. En el lado derecho se observa el tipo de rocas
ígneas que se genera a medida que el índice de enfriamiento
disminuye, estando divididas éstas en rocas de tipo intrusivo/extrusivo.
 (Esquema extraído del  libro "Ciencias de la Tierra", Edward J. Tarbuck).
                                            SERIE DE REACCIÓN DISCONTINUA
                               En el lado izquierdo de la Tabla central se pueden observar como, conforme el magma se enfría, el  primer mineral en cristalizar es el olivino. Después éste reacciona químicamente con el resto del fundido hasta formar piroxeno. Continuando con el enfriamiento los cristales del piroxeno reaccionarán a su vez con el fundido para crear anfíboles. La reacción finalizará formando el último mineral; la biotita. El proceso no es matemático es decir; puede detenerse en uno de sus estadios y formar un componente en mayores cantidades que en otro y no llegar hasta el siguiente paso. A esta parte de la Serie de Reacción de Bowen se la define así debido a que en cada etapa se forma un silicato con distinta estructura interna. El olivino se compone de tetraedros aislados, el piroxeno por cadenas sencillas, el anfíbol por cadenas dobles y la biotita por estructuras laminares. 
                                           SERIE DE REACCIÓN CONTINUA
                                El lado derecho ilustra como los cristales de plagioclasa, rica en calcio, reaccionan  con los iones de sodio incluidos en el fundido enriqueciendo su composición. Los iones sodio se mezclan con los cristales de feldespato desplazando a los iones calcio en la estructura cristalina. Una velocidad acelerada en el proceso de enfriamiento puede evitar una sustitución de iones, por lo que los feldespatos resultantes serán más ricos en calcio mientras los índices de sodio irán aumentando con mayor lentitud. Finalmente, y una vez se haya solidificado el magma, se forma el feldespato potásico apareciendo moscovita en las pegmatitas y otras rocas ígneas intrusivas que cristalizan a grandes profundidades. Si el magma remanente contiene un exceso de sílice se producirá el cuarzo.
                               Una vez comprendidos los diferentes procesos en los que se pueden ver implicados los materiales que componen las cámaras, diques o sills, en esa especie de laboratorio químico sito en el interior de la corteza, se puede llegar a entender mejor a las rocas que aparecen en la superficie, las cuales nos darán información fidedigna de sucesos ocurridos en sus entrañas. La tónica dominante de éstos procesos la suele marcar la cantidad de sílice que pueda contener el vertido en el momento de la extrusión; cuanto más haya evolucionado el fundido su índice de sílice aumentará y con ello su viscosidad y colorido, que será cada vez de tonos más claros. En el lado opuesto, con un fundido poco evolucionado (más básico o juvenil), la cantidad de sílice será menor y los materiales serán más fluidos y oscuros debido a la acumulación de magnesio y hierro (ferromagnesio o máfico) sobre todo. Ejemplos opuestos; el granito y el basalto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario