Translate

Páginas vistas en total

ZONA VOLCÁNICA DE LA SELVA

                              La comarca de La Selva es una de las 3 zonas ígneas que posee la provincia de Girona, estando en la actualidad considerada como prácticamente extinta, aunque sigue detectándose actividad residual por Caldas y Sta. Coloma. La mayor parte de los surtidores que contiene erupcionaron hace entre unos 5,7 m.a. y 1,8 m.a., aunque hay otras series mucho más antiguas cerca de la costa, que cuesta mucho identificar dado el avanzado estado de deterioro que presentan (Sta. Mª de Llorell, Banyacroua (Llagostera), Monjó (Lloret) y Montells (Blanes). También hay un caso mucho más reciente (La Crosa de San Dalmai), que estuvo activo hace unos 275.000-3000.000 años atrás, pero se corresponde mejor con los volcanes de la serie del Gironés (fallas de Llorá y Cartellá) y otro volcán más escondido por las sierras del macizo de las Guillerías, muy cerca de Sta. Coloma de Farners (volcán de Sta. Mª de Sauleda).
                           
Fallas de la fosa de La Selva: Falla de Vidreras (rojo), de
Hostalrich (grana), MM (amarillo), Sta. Coloma (verde),
Esparra (amarillo punteado) y Arbucies- Tordera (azul).
                           El grueso de las chimeneas se localiza por una especie de línea fisural, que se halla junto a la Falla de Sta. Coloma y aglutina el frente del Lindero de Massanet y una parte de las Guillerías, donde se cree comenzaron éstas series hace 5,7 m.a., durante la crisis del Messiniense y el Zancliense (colapso del Mediterráneo). Las series parecen haber comenzado por la chimenea desaparecida (engullida por una cantera) del volcán Oller, que fue un volcán muy productivo que surgió junto a la Falla de Hostalrich (muy cerca de la de Sta. Coloma,) en un cruce fractural que pudo ser un socavón.
La mayor parte de los volcanes de La Selva están localizados
en una línea de fisura longitudinal que va de Este a Oeste, salvo
los 2 casos de la loma de Las Mallorquinas. La fosa ha podido
tener hasta 3 etapas distintas; la 1ª (naranja) se produjo en el lado
izqdo., la 2ª fue la más larga y transcurrió por el centro y Oeste y
ambas colapsaron por los efluvios ígneos, la 3ª se desplazó hacia
el norte (abajo) y Oeste en el interior de la fosa tardía (Caldas).
                     
Diseño del desaparecido
cono de escorias del Oller,
que debió quedar quebrado
por varios sitios por la emisión
de sus lavas masivas y flujos.
El Renegat con su formato
antiguo (debió estar abierto
en hoz) y el actual partido en
2 secciones.
   Éste volcán pudo haber tenido etapas estrombolianas combinadas con otras de mayor explosividad, pero su estado no permite extraer evidencias contundentes al respecto, acabando su periplo con una etapa tranquila, en la que se emitieron enormes volúmenes de lava que fueron (y siguen siendo), el objetivo principal de las canteras que están asentadas allí desde hace 2 décadas. Le siguió un centro de emisión que hay enfrente (Renegat), en donde se registró una gran explosión paroxísmica que partió su edificio en 2 secciones y tuvo, por tanto, una etapa de elevada explosividad por recarga del sistema.
Vista de Puig Marí (dcha) y el cráter de Xarabau (desde Oller)
                      Unos metros más al Este (junto a la Falla de Vidreras), surgió otro centro volcánico compuesto por un volcán de tipo explosivo en grado I-II (Puig Marí) y otro de alta explosividad (grado II-III), que tuvo un cráter (Xarabau) con formato de cacerola, en medio de los cuales parece que hubo una 3ª chimenea de tipo efusiva, cuyo surtidor no es visible. Después de éstas series el frente NE del Lindero debió padecer un colapso, desplazando la fosa y a sus desagües hacia el sector NW, pudiendo haber un 1er lapsus temporal en el área afectada.
A pesar de haber transcurrido unos 5,5 m.a. las laderas de
Fessa conservan aún las escorias y cenizas, un hecho que
sorprende y se debe a las características de su vegetación.
No es una cuestión exclusiva de éste volcán, sino que se
puede observar en muchos otros de La Selva.
Surtidor del Patllari
La cresta del Fessa está
repleta de bombas enormes
   Las series continuaron tiempo después desde las Guillerías hacia el Lindero (con sentido W-E), en cuyo costado más alejado hay 2 centros volcánicos (Patllari y Gelats), al parecer relacionados entre sí. El 1º de los cuales contiene un volcán explosivo de grado I-II (estromboliano), cuyos flujos y coladas llegaron hasta la población de Riudarenas y la superaron hasta acabar en las laderas de la loma de Las Mallorquinas, con posterioridad el volcán se colapsó pero el sistema se recargó de energía, debido a que la bolsa de magma desde donde emanaba la lava, no debía de haberse vaciado y se produjo un volcán de elevada explosividad a su lado (Fessa), que duró muy poco pues la columna eruptiva que generó cayó sobre sí mismo y taponó su boca, ocasionando su colapso y una oleada piroclástica húmeda que recorrió unos 3 kmts.
Volcanes de las Guillerías: Montmal (amarillo), Montcorb (crema),
Patllari (rojo), Espriu (grana), Fessa (naranja), las 2 bocas del
Gelats (verde) y el neck La Bastida (verde claro). Fallas: MM
(azul marino), Esparra (azul claro) y Sta. Coloma (negro), mientras
en azul celeste (arriba) se ubicó el lago de Vilarrás.
Ladera norte del cono
del Espriu
Loma deposicional de
caída en la colina del
Raval (Torre de la Bruixa)
     Como todavía había magma en el recinto, se produjo un 3er volcán entre los 2 anteriores (Espriu), por donde se llevó a cabo la última etapa de éste centro y fue inicialmente de tipo explosivo similar a la del vecino Patllari, acabando en un fase terminal sin explosividad (efusiva). Éste centro eruptivo causó el colapso de la riera de Vilarrás en donde se formó un lago que debió permanecer hasta hace bien poco, en cuyo costado norte se halla la pequeña sierra del Barrot, donde hubo otra serie eruptiva posterior que generó un volcán bifásico (Gelats), que tuvo una etapa principal parecida a la del Patllari y una recarga brutal que originó una 2ª etapa en el mismo surtidor y un orificio de desahogo tipo neck (La Bastida), unos 100 mts más arriba. Éstos centros son una muestra de cómo funcionaron la mayor parte de los volcanes de Girona, que no son de tipo individual sino centros volcánicos compuestos por varias chimeneas, que aparecieron durante un espacio de tiempo de duración variable muy difícil de determinar.
                 
Diseño en pastel donde se muestran los 5 volcanes de
Esparra y como el Patllari propició la implementación del
lago de Vilarrás, que debió estar hasta hace bien poco.
Cresta del Montmal, de
nuevo vemos escorias y
cenizas con aspecto juvenil
Pitón del Montcorb
   Hace menos de 5,5 m.a., las aguas se desalojaban hacia el mar a través del Cañón de Massanet-Massanas, cuyo itinerario contiene otra falla (Falla MM), que también confluye enfrente del Lindero (como las de Hostalrich y Vidreras), con la de Sta. Coloma (otro cruce de fallas). Desde el sector NW hay una especie de canal ancho (Canal de Sils), por donde se debió concentrar entonces la fosa y sus desbordes penetraban incluso por el valle de la riera de Esparra hacia las Guillerías, hasta llegar justo por donde aparecieron las igniciones del Raval de Esparra (Patllari). Da la impresión de que fue entonces cuando comenzaron sus series, estando su continuación registrada cerca de la salida de dicha riera, en el lugar conocido como Montmal. En la cima de un monte hay un volcán bifásico que también tuvo otra recarga y pudo originar un volcán con formato neck que hay en lo alto de otra colina situada frente a él (Montcorb), aunque éste no es tan evidente.
Cresta del volcán basanítico del AVE
                     
Cono del Gran Marata, que
está ocupado de vivienda.
El volcán de S. Jordi fue el
último en aparecer por el
Lindero de Massanet
    El resto del conjunto de volcanes lineales de éstas series, se hallan por el frente del Lindero (en su mitad NW), empezando por el volcán del AVE (cuyo dique fue descubierto cuando se estaba construyendo un túnel para ser usado por éste tren), siguiendo con el de Can Pobric, al lado del cual hay un volcán muy destrozado que posee rocas de aspecto efusivo (La Barretina). Luego viene el que, quizás, fue el mayor surtidor del Lindero (Gran Marata), en cuyo lateral occidental hay otro de clase III (Marata Chico), con un 3er volcán más moderado en su costado SE (Plaza de las Brujas). El conjunto de los efluvios de todos éstos volcanes rellenó de tantos materiales ígneos éste espacio, que lo debió colapsar casi por completo, llegando sus regueros y coladas hasta la parte sur de la loma de Las Mallorquinas, pero aún hubo una última serie que se pudo llevar a cabo tras otro paréntesis y volvió a surgir en el sector de confluencia inicial junto al Oller (cruce de fallas de Hostalrich y Sta. Coloma). Se trata de otro volcán que tuvo una explosión paroxísmica (Reventat) hacia el oeste y cuyos depósitos se hallan encima de los del Plaza de las Brujas y Oller, estando también su antiguo edificio partido en 2 trozos frente a la población de Massanet, con el volcán de S.Jordi en su flanco SE (último de ésta serie), que parece estar vinculado a él como su manifestación final.
Volcán Reventat (situado frente a Massanet), también
seccionado en 2 partes por una recarga del sistema.
                       
Volcán de Puigsardina
Volcán neck de S. Maurici
    Después de éstas erupciones (las últimas hace unos 4,5 m.a.), las siguientes en aparecer lo hicieron de forma cada vez más espaciada (algo que ya debió ocurrir con el Reventat y S.Jordi). La fosa se colapsó y las aguas se desalojaron a partir de entonces por el Canal de la Riera de Sta. Coloma y hace unos 4 m.a. o quizás menos, se erigieron por la ribera Este del canal 2 centros de emisión, el 1º de los cuales (Puigsardina) se halla mas al sur y tuvo también un comportamiento con distintos dinamismos, mientras en el norte (Volcán de Las Mallorquinas), hay una chimenea de corte más tranquilo. Las siguientes páginas del vulcanismo de La Selva ya no pudieron progresar por allí por la acumulación de materia ígnea, tanto por la superficie como el subsuelo (diques y sills) y se desplazaron al norte y el sur. En el norte del Lindero se debieron asentar los emplazamientos de la antigua fosa y fue por sus márgenes por donde surgieron un par de centros eruptivos de corte muy violento, con edificios anulares (en anillo). El 1º de ellos está en el centro de Vidreras (donde se encuentra la factoría lechera ATO), donde parece haber alguno más oculto y el 2º se halla en Caldas (Ninots), un volcán de alta energía que causó la aparición de un neck (S.Mauricio) y otro terminal (Can Teixidó), en su costado NW. Todos ellos se registraron en torno a los 3,3-3 m.a., en un espacio de tiempo benigno que comenzó a empeorar a partir del Pleistoceno (2,59 m.a.).
Formato de la fosa de LS tardía, con su emplazamiento anterior
mostrado en amarillo verdoso, que trata de expresar su fase
ulterior hidrotermal. Abajo se ve la forma que pudo tener otra
fosa que pudo haber en el sur del Lindero.
                           
Volcán de Hostalrich
Cresta desmantelada del
S.Corneli (Fogars).
 Ya en el Cuaternario se produjeron las últimas erupciones de La Selva, que tuvieron lugar al otro lado del Lindero en el sector sur. Durante la glaciación del piso Gelasiense (Pleistoceno), algún suceso geológico de envergadura propició la aparición de 2 centros ígneos con comportamientos bifásicos, en la Falla del Tordera. El 1º (2,3 m.a., S.Corneli), lo hizo en lo alto de una colina de unos 300 mts situada junto a Fogars y creó un cráter de explosión, en cuyo interior se insertaron bellas disyunciones columnares de aspecto semejante a las de Castellfullit de la Roca, pero que fueron devoradas por otra de las muchas pedreras que hay por esta comarca.
Los últimos volcanes de LS: S. Corneli (rojo) y el bifásico
de Hostalrich situado encima de la trayectoria antigua del
río Tordera (azul claro).
                          El 2º (1,8 m.a., Hostalrich), fue el último en aparecer por el sur de La Selva y se erigió justo encima de la Falla del Tordera, a  su paso por el comienzo del Vallés. Se trata de un volcán bifásico en el que se combinaron una etapa estromboliana de larga duración, otra de corte efusivo en el que el edificio creció bastante y, después de una recarga, sobrevino una etapa de alta energía similar a la del Ninots que rompió el cono anterior y creó otro cráter de explosión, en cuyo interior también se crearon disyunciones cuando el volcán se tornó más tranquilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario